Inicio » Arte Rupestre

Arte Rupestre

rupestre

Los pueblos originarios que habitaron la zona serrana de la provincia de Santiago del Estero y también  aquellos que sobrevinieron a la conquista, han dejado plasmadas en su geografía innumerables impresiones.
Entre esas manifestaciones se encuentra el “Arte Rupestre”, al que se puede precisar como “las manifestaciones plásticas efectuadas por el hombre sobre superficie rocosa, siendo éstas una forma simbólica de expresar ideas, vivencias, surgidas de la esfera mágico-religiosa”, según la definición  citada por los estudiosos santiagueños Amalia Gramajo de Martínez Moreno y Hugo Martínez Moreno.
Siguiendo a estos investigadores, el Arte Rupestre en Santiago del Estero se encuentra principalmente en la región serrana, especialmente en las zonas de Sumampa y Ambargasta  en el sector sur del mapa provincial (Departamentos Ojo de Agua y Quebrachos) y en las Sierras de Guasayán,  (Departamentos Guasayán y Choya), al oeste del mismo.
Geográficamente son zonas de suelo rocoso, exuberante vegetación y de fauna variada. Su clima es frío en invierno con escasa lluvias y benigno en el verano, donde el caudal de precipitaciones pluviales se acrecienta considerablemente.
Estas expresiones de la cultura que conforman el Arte Rupestre, se presentan de las siguientes maneras: en forma de petroglifos (dibujos grabados en la roca) y de pictografías (pinturas), siendo mucho mayor el número de los sitios con petroglifos los que fueron encontrados en el territorio provincial, seguidos en menor cantidad por las pictografías y mínima la existencia de ambas técnicas combinadas.
Para los grabados, la técnica del surco profundo es la predominante y en el caso de las pinturas, aplicadas sobre la roca, se observa principalmente la utilización del color rojo, del negro y el blanco.
Los motivos son en general abstractos y representativos: círculos con apéndices y ornamentaciones,  motivos geométricos simples, espiralados y en forma de serpiente y los más difundidos “las pisadas”, improntas de pie humano y zoomorfo, especialmente las de felinos, ñandúes y guanacos.
Estas manifestaciones arqueológicas, son sin duda, un importante acercamiento al contexto cultural de los pueblos originarios que habitaron la zona serrana de la provincia de Santiago del Estero, permitiendo abrir un surco hacia el conocimiento de sus costumbres, expresiones y su vinculación con la geografía y el medio ambiente.