Inicio » Gastronomia

Gastronomia

humitachala (1)

La gastronomía de Santiago del Estero conserva tradicionales sabores y colores, que varían de acuerdo a las estaciones del año y despliegan una amplia gama de matices.
La presencia de las culturas pre hispánicas es aún hoy palpable, no solo en las costumbres gastronómicas heredadas, sino también en la sabia utilización de todos los recursos que la  naturaleza le aporta.
En épocas de otoño e invierno, el maíz, es uno de los ingredientes más populares que se utilizan, por la fortaleza de su sabor, su rugosa textura y un color amarillo intenso que emula el calor del abrasante sol santiagueño.
Los preparados en base a maíz, aceptan las más variadas combinaciones, además de ser extremadamente calóricos,  constituyen un excelente alimento para las poblaciones locales. Mazamorra, Tamales, Locro, Maíz Tostado, Humita, Carbonada, platos fuertes y sabrosos que adornan con su colorido y su sabor.
La primavera y el florecer de su naturaleza, traen las coposas sombras y con ella, los frutos con los que generaciones ancestrales supieron alimentarse,  fundando tradiciones y costumbres.
El algarrobo, patriarca de la flora santiagueña, aporta con su fruto, muchas veces molido en tradicionales morteros, una dulce harina con la que se elabora el Patay, los Moroncitos, que junto a la empanadilla son los tradicionales entremeses siesteros. La aloja, bebida extraída también del fruto del algarrobo, es la grata compañera de chacareras, de silencios interminables, de fiestas y de llantos.
El mistol, otra de las especies arbóreas típicas de Santiago, contribuye con su fruto a la dieta santiagueña, y el bolanchao es uno de sus preparados más tradicionales.
En las épocas estivales, el florecer de chañares y tunas estimulan el arrope. Dulce, sabroso, consistente y de color intenso, compite con la suavidad de la miel en los postres  santiagueños, acompañando los quesos y quesillos de vaca y de cabra y haciendo el deleite de los paladares.
Sabores que se unen para celebrar el encuentro, la amistad, la reunión. Y en toda celebración, la presencia infaltable de las cautivantes empanadas y los pasteles (la misma preparación que se frita en grasa),  cuyo particular aroma y el diferente gusto de sus carnes los identifican de sus pares de otras regiones del país. En su variante, las empanadas y pasteles de charqui, (carne salada y secada al sol) es una modalidad heredada de los pueblos originarios y que aún se conserva en la actualidad.
La carne de vaca,  de cerdo y de cabrito, en parrilla u horno de barro, constituyen asimismo uno de los platos favoritos y tradicionales de la mesa santiagueña y el emblemático mate, que atrae los deliciosos Panes amasados, el chipaco y la tortilla.
Cocina fuerte como su gente; elaboraciones multicolores que contrastan el paisaje de tierra y sol; aromas del monte  y sabores intensos, sensitivos, cautivantes, atrayentes. Los sabores de Santiago del Estero, forman parte de su patrimonio.

Probando