Inicio » MUSICA

MUSICA

Folklore

La música folklórica es para el santiagueño, la expresión más genuina de su espíritu, sus sentimientos, sus costumbres y tradiciones. Es la música del pueblo con hondas raíces en la propia cultura; la que relata en sus versos la simpleza de la vida cotidiana. Aquella que supo imprimir en cada generación, las vivencias de la época, las pasiones, la lejanía, el arraigo a la tierra madre.
Sus versos dicen, hablan, enseñan, denuncian, expresan mucho más que acordes melodiosos, dan cuenta de una forma de vida ancestral, cuya esencia perdura hasta la actualidad. Pintan en sus letras, el paisaje de Santiago, las llanuras áridas, sus montes misteriosos y sus vehementes ríos; el hombre de sentimientos desnudos, de carácter pasivo, con la majestuosidad que sólo la sabiduría popular otorga; con la dulzura de su tonada y las manos abiertas al visitante.
La música forma parte de la vida diaria del santiagueño. Es el eje que transversaliza todas sus situaciones, acompañando la alegría y también la tristeza; la despedida y el encuentro; la amistad, la religiosidad, el amor; evoca las costumbres y tradiciones, los personajes y las historias populares;  los mitos y leyendas que sobreviven en el imaginario popular; es filosofía ancestral, es sentimiento, es vida.
La música folclórica de Santiago del Estero comienza a conocerse con Don Andrés Chazarreta, que solitariamente allá por 1921, incursiona en Buenos Aires, en su afán de rescatar los ritmos originarios no sólo de Santiago, sino de toda la Argentina, que se iban perdiendo ante el avance de propuestas foráneas.
A partir de él, muchos siguieron su camino, siendo esta provincia, el incesante semillero que dio al país la más vasta producción en este género, sin haber perdido jamás el amor y el respeto por el paisaje natal.
El correr de los años fue perfilando nuevos modos, incorporando acordes, instrumentos, como el piano de los Hermanos Ábalos; hasta nuestros días, en que las actuales generaciones han evolucionado el concepto de música folclórica incorporando novedosas formaciones instrumentales, pero respetando la esencia de los ritmos originarios y la fuente de la inagotable cultura popular.
Entre los ritmos folclóricos, la chacarera es considerada como originaria de esta provincia. Según la tradición oral dice que ésta surgió en Salavina. Era el baile que los paisanos dedicaban a las hijas mujeres de los chacareros, para festejar las buenas cosechas. El vocablo “chacarero”, trabajador de la  chacra, en quechua santiagueño significa maizal.
La chacarera es  danza y música popular en Santiago. Junto a ella la vidala, el gato, el escondido, la zamba, bailecitos, pala pala, remedios y huayra muyoj, derrochan donaire, magia, sentires, conexión con la tierra y mixtura de pasado y presente.
Santiago del Estero, su inconfundible música folclórica; sus poetas, filósofos de la vida y el amor; músicos avezados; cantores y bailarines por vocación y sentimiento; han despertado al país la esencia misma de sus orígenes, cundiendo en todas las generaciones el apego a estos ritmos y reafirmando  su lugar de “Cuna del Folclore”.

 

 

La pandemia y el mercado de trabajo en la Argentina

ANTOLOGIA DE POETAS SANTIAGUEÑOS

WAWQES PUKLLAS

NUEVA REVISTA DEL ARCHIVO 1

REVISTA – EL MUSICALISIMO

La Brasa 1927 – 1928

PRETERITO IMPERFECTO

LOS PUEBLOS DEL BÙHO

CUENTOS DE ZORROS

POESIA REUNIDA

PALLASPA CHINKAS RICHKAQTA

UNA BODA PARA VENTURA SARAVIA

CIUDAD CON DUENDE

Probando