Inicio » Noticias » «NANO» GIGLI EMOCIONÓ A UNA SALA COLMADA CON SU RELATO SOBRE LA MÁGIA DE LA FOTOGRAFÍA, CINE Y TV

«NANO» GIGLI EMOCIONÓ A UNA SALA COLMADA CON SU RELATO SOBRE LA MÁGIA DE LA FOTOGRAFÍA, CINE Y TV

La sala Norte Pencoso del Fórum se llenó de aplausos y la emoción arrancó sonrisas y más de una lágrima tanto al disertante como al público que asistió a la charla denominada «La magia del cine, la fotografía y la televisión», de Leonardo «Nano» Gigli, organizada por el diario EL LIBERAL, Canal 7, Radio y Diario Panorama.

Sucedió que además de hacer un magistral resumen de la evolución de estas tres actividades, proyectó videos de las primeras filmaciones que su padre, don Vicente Gigli, hizo de Santiago y eventos sociales, deportivos e históricos en la primera mitad del siglo pasado.

En todo momento, Gigli apeló a un lenguaje directo, claro y preciso, con lo que logró cautivar a los presentes, quienes luego pudieron dialogar y hacer preguntas al disertante.

Actividad

Mucho antes del inicio de la charla, que comenzó un poco después de las once de la mañana, «Nano» tuvo la oportunidad de dialogar con la gente que a esa hora visitaba el stand del grupo de medios que integran EL LIBERAL, Canal 7, Diario y Radio Panorama, donde mostró parte de sus herramientas de trabajo.

En esa muestra, también Gigli hizo un repaso histórico de su carrera profesional, ya que expone sus primeras máquinas fotográficas y filmadoras, que representan toda una reliquia, y despertó el interés de los aficionados.

La charla

La primera parte de la charla la destinó Gigli a relatar los orígenes de la fotografía con su descubrimiento casual, sus primeros rudimentos, hasta los grandes avances científicos que fueron dotándola de mayor calidad técnica.

Luego proyectó dos videos con filmaciones de visitas presidenciales a Santiago del Estero, incluso de quien luego de pisar tierra santiagueña se convertiría en el Papa Pío XII, de desfiles militares, eventos deportivos, fiestas cívicas, crímenes históricos, y hasta escenas de lo que quería ser la primera película de cowboys filmada con actores santiagueños.

Todo este material logrado por su padre configuraba los noticieros que a principios de 1900 se proyectaba en las salas de los cines Splendid y Petit Palece.

Todo fue admiración y sorpresa y hasta sonrisas por hechos jocosos, hasta que Gigli anunció el último material de su disertación como una breve filmación que sólo tenía valor para él «y para nadie más en el mundo», aunque el resultado fue un feliz impacto en la audiencia.

Las pantallas estratégicamente instaladas en la sala proyectaron entonces la tierna escena de una mujer amamantando a un niño, y no hizo falta decir que eran él y su madre en una de las tantas tomas familiares que su padre Vicente le legara y que «Nano» cuida, edita y divulga en cuanta oportunidad tiene, como lo ha venido haciendo a todo lo largo de su trayectoria. El final encontró a Gigli abrazado con sus familiares que concurrieron a verlo, saludos y felicitaciones a las que se sumaron luego todos los presentes.
LIB281115-015F04

Probando